Los pequeños hallazgos coreográficos de ‘Baalconing’, el azar de danza-teatro

Baal Dansa es el proyecto personal de la bailarina y coreógrafa Catalina Carrasco y, probablemente también, del experto en biomecánica  Gaspar Morey. El trasfondo de Baal Dansa es en palabras de ambos “desligarnos de convencionalismos, para articular nuestro propio lenguaje a través de la exploración del cuerpo”. Ésta es la clave y lo demás ramilletes de violetas.

La pregunta a destacar sería: ¿qué fue antes, Baal Dansa o ‘Baalconing’?

No es cuestión menor. En absoluto. Porque en sentido estricto, hablamos de un espectáculo perfectamente encasillable en lo que llamamos danza-teatro, partiendo de un lenguaje nacido de la exploración del cuerpo. El hecho de que no figure Baal Dansa en la ficha técnica se debe a que ‘Baalconing’ es en sentido estricto una producción del Teatre Principal de Palma que puede inscribirse en el capítulo de ayudas al talento local, y de hecho asistimos a una propuesta igualmente encuadrable en el Festival Palma Dansa.

El origen de ‘Baalconing’ puede localizarse en los prólogos de la pandemia y su desarrollo coincide con los meses duros del confinamiento y secuelas, incluyendo exploraciones en la zona caliente de Magaluf y como eje central la macrodiscoteca BCM de enorme significación entre los jóvenes, como es manifiesto en declaraciones de Carrasco cuando apunta que el adolescente de su generación tenía el afán principal de llegar el ‘finde’ para acudir allí.

Independientemente de si antes fue Baal Dansa que ‘Baalconing’, lo cierto es que el juego de palabras da para mucho permitiendo conjugar elementos tan distantes como el dios Baal, la primeriza obra de Bertolt Brecht (‘Baal’) y por estiramiento vocal aludir también a esa práctica suicida que se conoce como balconing. Desde el punto de vista argumental se presenta en sintonía con inspirar una “obra energética para entender por qué los jóvenes turistas de Magaluf se adentran en un trayecto de excesos”. Por cierto, BCM cuadra asimismo con el hecho de adentrarse “en un trayecto de excesos”.

A mi modo de ver, la reflexión que se nos propone es demoledora desde el momento que no ofrece interpretación, sino simples recreaciones del ritual autodestructivo que caracteriza a una juventud huérfana de principios, pues la educación recibida –sean o no sean de clases trabajadoras- es deplorable.      

Lo primero que debe hacer el espectador es olvidarse por completo de toda justificación basada en argumentos tan extravagantes como innecesarios, y acto seguido sumergirse sin más en la incandescencia de unos cuerpos que evolucionan arropados por unos pequeños hallazgos coreográficos, no tanto por la calidad de los pasos como por la forma de engarzar situaciones. Hay mucha enciclopedia de danza contemporánea, las más de las veces deudora de la escuela holandesa, mientras lo verdaderamente sobresaliente es cómo se desarrollan los movimientos, sucediéndose a sí mismos con luz propia, y ahí está la clave de la calidad de este espectáculo: unos danzantes biónicos que se interrelacionan creando figuras bien enlazadas y solos acrobáticos de belleza singular. Es importante subrayar que los bailarines, ellos y ellas, son consecuencia de un casting, de manera que la fluidez se debe a egos sin ser tallados previamente y los resultados acaban siendo sumas constantes.

En cuanto al papel que juega Gaspar Morey en este tablero de acertijos, yo lo identifico en la manera de ensamblar la danza que aporta Carrasco con la rutina de gimnasio hasta cuadrar esos espejismos necesarios para llevarnos a la ensoñación que reclama siempre por imperativo el baile escénico.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s